martes, 29 de enero de 2013

Todos somos tontos



Qué idiotas somos a veces,¿verdad?.Demasiado idiotas para el gusto de los demás,se acaban cansando de nuestras idioteces y errores una y otra vez.El mundo no está hecho para idiotas como yo.Pero si echáis un vistazo al resto de la gente,todos somos imbéciles de una forma u otra.Así que no os libráis ninguno de la falta de inteligencia.
Vuestro talón de Aquiles son vuestros miedos,y vuestra dependencia por los demás;el vuestro y el de todos.Por miedo a perder se pierde más que por miedo a intentarlo.
Lo cierto es que lo echo de menos.Echo de menos ser la idiota que he sido toda mi vida,cuando en mi estupidez hacía algo por los demás y sobre todo por mí.
Echo de menos a personas que se han marchado sin despedirse con un portazo y también a personas que he dejado por el camino.
El pasado se entierra,pero la tierra florece.Es por eso que lo echo de menos.
Echo de menos ser yo,ser la de siempre,ser la que tenía varias razones para levantarse todos los días;aunque mis razones fueran más estúpidas que yo.
Al menos adoraba vivir y vivía cada momento lleno de ilusión.

No me aferraba a lo que podía ni tenía miedo a la soledad;ya sé lo que es,he sobrevivido a ella más de una vez.Lo que me dolía era aceptar que parte de mí se había ido y yo,por mí misma,no era capaz de hacerla regresar.
Así es como me echo de menos,e intento,por todos los medios,volver o dejar de pensar en ello.Pero nunca es suficiente.
Demasiadas muertes se evitarían o problemas se solucionarían con una máquina del tiempo.Decidme,¿de qué sirve si no vamos a aprender de esa experiencia?.¿Vamos a usarla mil veces para arreglar un error tras otro?.¿Y si simplemente aceptamos las consecuencias y aprendemos a vivir con las circunstancias en nuestras conciencias?

Todos pensamos que este mundo es injusto y sí,lo es,no lo niego.Pero también creo que muchas cosas malas de este mundo sólo sirven como una semilla para plantar algo bueno.Algo que merece la pena y es mucho mejor para nosotros: un futuro sin volver a cometer esos errores,y viviéndolos por nosotros mismos;sin reparos,ni dejándonos llevar por miedos de ningún tipo.
Así volverá hacia nosotros,poco a poco,la ilusión,nuestras razones para levantarnos cada día aún más idiotas que nosotros.
Recordad,que al menos tenemos una razón para levantarnos todos los días,y eso no es poco.

Recordad que todos tenemos algo de tontos,pero es maravilloso.