sábado, 8 de junio de 2013

Apocalipsis

Al observar el apocalipsis de un cielo que no llego a comprender,
aparece un destello indescriptible.
Entonces,no hallo más que aquellos zapatos mojados
por una lluvia que no moja.
Hallo la libertad de antaño,entre los barrotes de una prisión.

Y recuerdo esos días en los que llueve pero no tienen importancia,
pues el horizonte ha resguardado mis pies del frío.

Y mi libertad vuela con sus propias alas,entre el murmullo de los muros.