jueves, 14 de enero de 2016

Pregúntale(s)

Pregúntale a un niño
dónde está el mar.
Te dirá: en el corazón.

Pregúntale dónde el calor, 
dónde el dolor;
en el corazón.


Pregúntale a los malos
dónde la tempestad,
dónde el color
de lo que ha sido y no fue.

Pregúntales qué ha sido de ti
y de mí después de la oscuridad.
Qué ha sido de ellos
emprendiendo la huida
por los surcos y las calles.
Qué ha sido del ancla
tirada al fondo,
a la profundidad del mar.
Qué ha sido de esto, del fin.

Pregúntale si sigue ahí,
la luz que siempre pensamos
que desaparecería,
que pretendía hacerlo,
porque se agota,
se le gastan las energías.
Olvidamos que la energía
ni se crea ni se destruye,
se transforma en la magia,
en los bordes de los fallos
que ahora se hacen correcciones.

Hoy te digo que siempre ha estado ahí.

Tú,que siempre te haces preguntas
y no encuentras respuestas,
o te cambian las dudas.
Tú que buscas la salida
en medio de esta guerra.

Llegará el día.
Llegará el encierro, la calma.
Llegarán los besos por las mañanas, el olor a tostadas.

Entonces, la luz atravesará la ventana y dirá:
Siempre estoy,
siempre he estado.
Soy como el mar...
en el corazón,
en el corazón.