sábado, 29 de junio de 2013

Eterno despertar

No puedo dormir.

Otra noche más atrapada entre las sábanas,
con el sonido superfluo del silencio.
Las ojeras ya se hacen su hueco en la piel para no dejarlo;
la luz brilla por su ausencia en un tenue recoveco.

Será que el sueño tiene razones o que éstas son más agudas que el silencio.
Grave es el rimbombante pasar de las horas,con la oscuridad envolviendo mi cuerpo,
o el haz de luz que lo atrapa,y la mirada rehuye,en un tierno amanecer.

Aún así,ni cerrar estos ojos puedo.

Otra noche más,con esa insensibilidad,y una reflexión en este viejo pensamiento:
Qué será,qué será este eterno despertar.