sábado, 19 de enero de 2013

Fuerza

Todos somos prisioneros,prisioneros en cárceles de desdicha y desconcierto;en horizontes que queremos alcanzar,pero sólo los vemos.

Aunque esperamos,acechando,a la oportunidad certera,en la que en los sueños hacemos descanso y se reparten los besos a domicilio.

Un cúmulo de sensaciones,pensamientos,colores e historias de aquel otoño.

Mírame amigo,porque más encarcelado no hay que el que en el pasado se encadena,que el que se cierne en promesas incumplidas y malos hechos.

Ante ti tres caminos;el destino te llevó a la encrucijada y tu decisión es el motor que te hace continuar.

¿Cómo moverte,insospechadamente,si en cada lugar hay una mínima respuesta a lo que tú sientes?
Tú razón dice: calla y elige,mas tu corazón no responde.

¿Acaso no es el camino que escoges donde tu corazón te aguarda,más allá de los inmensos bosques y mil lágrimas derramadas?
Quieres que el río que construyeron tus llantos no desemboque en buen lugar,porque el miedo tiene la pisadas más fuertes y tú huyes de caminar.

Huyes de decidir y escoger,de desgarrarte de bravura ante impetuosos que te observan desde sus balcones.

Si hay un muro delante de ti sáltalo o destrúyelo,no descanses sobre sus ladrillos esperando a socorrerte.
Nadie rompe los barrotes de lo que encadena a la propia alma.

Descubre que tienes más fuerza que el más terrible guerrero;que cuando tu mente se despierte no serás capaz de mirar atrás.

Porque en el pasado no se esconde absolutamente nada y en el futuro te espera una vida.

Vive,lucha y no tengas miedo a amar,amigo mío.