lunes, 28 de enero de 2013

No es mucho pedir.



Las calles congeladas por el frío piden un poco de soledad.
Las grietas de los edificios dejan ver su antigüedad y el año en el que las originaron.
Los callejones se estrechan,los portales se hacen inaccesibles para los que buscan guarecerse de la lluvia.
Los árboles ya no protegen de las tormentas;el fuego no ilumina.
El cemento no tapa todos los agujeros ni las lámparas combaten la oscuridad.
La carne está intacta pero nuestras almas se despellejan poco a poco,como las hienas arrasando con los restos depositados en la tierra mermada.
El cielo era azul pero ya no lo es tanto,lo convertimos en gris poco a poco;obligamos a las nubes a emigrar sin dejar rastro.
Las palabras sólo son conceptos porque el significado se carcome hasta los cimientos.
Las ideas son imágenes que no somos capaces de llevarlas a la realidad.
Los sueños son pesadillas que se repiten en un círculo vicioso y nos apartan de la verdad.

Te quejas de que sólo vea oscuridad,pero entre tus manos está mi secreto;el secreto de por qué el mundo,mi mundo esté hecho al revés.
Pero si no me la devuelves no puedo girar 180 grados,ni escaparme de esta profunda insensatez.
Si no me la devuelves soy un alma errante con un cuerpo desganado.
Así que podrías hacerme el favor de abrirme tus brazos una vez,devolviéndome la ilusión con un abrazo.