lunes, 1 de abril de 2013

Puede,tal vez,quizás.

Un perfume embriaga,una caricia llena,
unos versos apagan,una verdad (no) es certera.

Una pasión descontrolada,efímera,
como el vuelo de un halcón en plena caza.
Embriaga(me) y se le escapa un suspiro que no sé que sabor tiene:
si dulce si acaso amargo.

En la vereda,en el bosque,la cama o un motel.
Si es que no hay lugar donde resguardarla.
La pena es que no se hace querer.
Reitera y se retira de batalla por miedo,o no sé qué.

Es esa incertidumbre noche y día,a favor y en contra.
La antítesis de la vida: el sol y la luna,la tierra y el mar,
el sexo sólo sexo y hacer el amor.

Ahí está la duda o la gran decepción.
Es que te paras a pensar,y ¡qué sé yo!

Ese escepticismo de la locura que te invade por dentro y no deja que salga ni gota.
Pero ni gota de qué.

Así es.O perdonadme,me parece que es.Lo digo por la duda.
Esa duda de tal verdad o pasión;del sabor que tiene el amor o ese perfume al embriagar(me).

Qué sé yo.

O es tu perfume el que me hace ser escéptica.

Puede ser,tal vez,quizás.