martes, 9 de julio de 2013

Si...


Si el infierno estuviera viviente,
todo lo hermoso sería diáfano.
Las hojas serían cuchillas;
los pájaros,mensajeros del diablo.

El mar sería trampa de valientes,
el escudo de lo malvado.

La luna hipnotizaría,
el sol abrasaría a su paso.
Y el efímero,transitorio camino,
estaría lleno de brasas.

Quemados los pies,enjutas las manos.
El resplandor nos dejaría cegados.

Si el infierno nos diera cobijo,
de locura no habría hallazgo;
y la treta es ojo por ojo,
no el perdón ni la humildad del corazón.