jueves, 25 de agosto de 2016

Sólo diré

Solo diré que fuiste:
La musa de todas mis canciones,
la dueña de mis despertares.

Fuiste la guía en todas mis inspiraciones fortuitas.
Como ahora mismo, que entre las sábanas acaricio
ese pensamiento que hace que me sienta cerca de ti.

Te imagino dormida, angelical, mientras tus demonios
se pelean en tu interior; parpadeas, te sobresaltas...

Te imagino soñando que eres mía
y te cobro en una noche todas las cuentas sin pagar.

Joder, eres preciosa.

Difícil despertarme a tu lado toda la vida,
si cada vez que te mire pensaré que sigo soñando.

Ahora dirás que exagero. Empezarás a numerar a
traspiés cada defecto que tienes.
Dirás que mi miopía ha aumentado, que me comprarás
un perro guía.

Y yo seguiré diciendo que me gusta todo de ti,
y más aún tu terquedad.
Que cuando piensas algo firmemente nunca te das por vencida,
y que así me enamoré de ti.

Eres una mujer fuerte y válgame Dios,
no quiero entrar en otros aspectos que me hacen suspirar.
Pero que te quede claro que cuando tú me cuentas todas esas
cosas malas que tienes yo sonrío.

Primero porque me encanta mirarte, haciendo cualquier cosa.
Y segundo porque pienso que no me importa lo malo o bueno
que tengas:

Eres perfecta para mí.